La Leyenda del Ladrón

En el siguiente enlace https://moneditis.com/2018/06/20/8-reales-1803-lima-falsos/  me declaraba “veraneante”, con diversas lecturas atrasadas por acometer. Aquí va la primera novela veraniega, sin mayores pretensiones. Literatura y Numismática a veces van de la mano o, al menos, se complementan de alguna manera en algún que otro relato; no es infrecuente, a veces hasta aparecen centenes, trucado en este caso, en la portada.

Aventuras y desventuras de Sancho, el protagonista, entre 1586 y 1591 en Sevilla, aunque no sólo.

5 escudos al mes era el sueldo aproximado de un artesano a finales del s. XVI. Por un poco más, 7 escudos, te vestías a medida con calzas-jubón-camisa y zapatos + complementos. Los ricos = personas de calidad, se ocupaban de su indumentaria. El resto suficiente tenían con encontrar sustento y jergón. Una buena comida salía por mínimo 4 reales y dormir en la peor posada sevillana eran 8 maravedíes.

Anuncios

8 Reales 1803 Lima FALSOS

Estos ocho reales limeños de Carlos IV 1803 tienen toda la pinta de ser falsos, en el sentido de no haber sido acuñados por la Corona Española sino, muy probablemente, por los hijos de la Gran Bretaña en Birmingham y/o Sheffield

Comenzando por el peso, bastante escaso, denominador común en estas falsificaciones “british”. Así se ahorraban unos peniques en material…

Tanto el anverso como el reverso presentan un pronunciado desgaste, no pudiéndose apreciar gráfila alguna en anverso y machacada en reverso. Busto y leyendas descentradas, con alguna peculiaridad habitual en los tipos y en los castillos en reverso en estas “imitaciones”.

Canto “cantarín”

A falta de XRF y con la debida cautela/prevención, yo diría que es un real de a ocho falso “fabricado” por los británicos para comercio internacional de la época, más habitual en las cecas de Lima y Potosí por mi experiencia.

Y si, amigos, ¡ha llegado el verano! (climatológicamente hablando en España), por lo que se imponen el relax y las lecturas atrasadas, entre otras cuestiones pendientes. Así pues, este blog se relaja hasta el 15 de septiembre con entradas esporádicas sobre moneditas…aunque no sólo 😉