Comerciantes

Hay comerciantes y comerciantes. Peores y mejores.  No soy quien para catalogarme y/o encasillarme en una o otra característica (coleccionista particular). Lo hacen quienes me compran y a quienes les compro. Todo esto puede parecer muy obvio, pero a veces se nos olvida que, al margen de que podamos tener un mal día, hay personas malas en todos los ámbitos de la vida, con, por supuesto, gradaciones en la intensidad de su maldad. Sin entrar en los por qués y centrándome en el hecho en si del engaño, distingo tres variantes:

1- No lo sabía. Devolución aceptada. La menos mala. No hay mala fé

2- Lo sabía. Devolución aceptada. Por si cuela. Mala fé relativa. Picaresca patria.

3- Lo sabía. No hay devolución que valga. Infinidad de excusas/explicaciones dadas. No es la moneda que te vendí es la más habitual.  Hijoputismo en estado puro. Denuncia al canto (posibles métodos menos ortodoxos)

Iré desarrollando cada una de las tres 3 variantes en sucesivas entradas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s